Seleccionar página

Con la esperanza puesta en las vacunas para la COVID-19 y las restricciones de movilidad más relajadas, hoy muchas personas se muestran deseosas de volver a viajar. De acuerdo a una encuesta realizada en Latinoamérica a finales del 2020, un 59% dijo que se encontraba dispuesto a viajar en los próximos meses, y el 56% afirmó que lo hará dentro de su país.

Las preferencias de viaje han cambiado

Quienes se han aventurado a viajar recientemente, han mostrado ciertas tendencias que nos hablan de cuáles son las prioridades de los viajeros ante la “nueva normalidad”.

  •       En un principio se está dando un turismo de proximidad, dentro del mismo país y a lugares cercanos.
  •       El turismo rural, al aire libre y los que han seguido medidas más estrictas de seguridad están teniendo gran demanda.
  •       Se buscan destinos sin masificar, sostenibles, en los que no se deba convivir mucho con el prójimo.
  •       Según Stephen McGillivray, director de marketing de Travel Leaders Group, hoy los viajeros recurren a Internet para reservar y buscar información que les de mayor tranquilidad sobre destinos, requisitos, cómo proteger su compra, etc.

El sector turístico se enfrenta a una disyuntiva: por un lado, es evidente la necesidad de reducir el flujo de personas a destinos sobresaturados, sin embargo, también es fundamental captar recursos para agilizar la reactivación. Es aquí donde la asociatividad entre empresas tecnológicas, como la de Doblemente con Hotelmize, juega un papel fundamental para que las empresas turísticas incrementen sus beneficios.

Doblemente es un software que centraliza todas las funciones de un sistema de reservas y se ajusta a las necesidades de cada empresa, agilizando flujos de trabajo y reduciendo costos, mientras que la tecnología de Hotelmize ayuda a agencias de viajes a incrementar sus ganancias sobre las reservas al ayudarles a predecir en qué momento los precios son más bajos.

Una oportunidad para replantear prioridades

Es imposible pretender volver a un escenario igual al que existía antes de la pandemia, si consideramos que las necesidades del viajero han cambiado. Es urgente reactivar el sector turístico, pero también es indispensable garantizar la salud. Aunado a esto, se deben atender problemas que ya estaban en la agenda, por ejemplo, el cambio climático, la sobresaturación de algunos destinos y la poca participación de las comunidades locales en el desarrollo turístico, entre otros.

 “Esta es una excelente oportunidad para repensar el turismo”, así lo afirma el Secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvil, y plantea cinco prioridades que permitan la construcción de un turismo más resiliente y sostenible:

  •       Mitigar los impactos socioeconómicos de los trabajadores del turismo, principalmente en las mujeres y los pequeños negocios locales, que son quienes corren más riesgo.
  •       Impulsar la competitividad y generar resiliencia, buscando la diversificación económica y el apoyo a las MiPymes.
  •       Impulsar la innovación y la transformación digital del turismo.
  •       Fomentar la sostenibilidad y el crecimiento verde.
  •       Promover el liderazgo responsable.

La necesidad de desmasificar los destinos turísticos

Tal como lo comentó el Director Comercial de Doblemente, Jorge Mira Ucles, durante su valiosa participación en Hotelmize Talks, dirigida por Cristobal Reali, Director of Business Development de Hotelmize para Latam, regular destinos que antes de la pandemia ya estaban sobresaturados es una necesidad que a corto plazo permitirá brindar seguridad a los viajeros, y a mediano y largo plazo los preparará para enfrentar el cambio climático.

Situaciones catastróficas como la que hoy vivimos nos hacen replantear prioridades. Los destinos sobresaturados deberán hacer un esfuerzo para reinventarse tomando en cuenta lo siguiente:

  •       Recuperar la convivencia entre turismo y comunidad local, respetando sus valores socioculturales y tradiciones.
  •       Los desarrollos turísticos deben crearse en función de la preservación de los recursos naturales y diversidad biológica.
  •       Buscar la reutilización de la infraestructura existente en lugar de crear nueva.
  •       Diversificar la economía y favorecer los emprendimientos locales.
  •       Desarrollar un plan de riesgos para prevenir problemas sanitarios como al que hoy nos enfrentamos y los relacionados al cambio climático (como tormentas, sequía, aumento en el nivel del mar, etc.)
  •       Diseñar paquetes de ayuda para reconstruir la industria turística en modelos sostenibles.

Ciudades que han implementado medidas para evitar la saturación

Para evitar las aglomeraciones en el centro de la ciudad, desde 2017 se mantiene en Barcelona una ley urbanística que prohíbe la apertura de nuevos hoteles u hostales en esa zona.

Para evitar el excesivo desembarque de turistas de paso en islas italianas como Capri o Elba, desde hace algunos años se impuso un impuesto a las personas que no pernoctaran en ellas.

Venecia, quien es un claro ejemplo de turismo desmedido al recibir más de 30 millones de personas al año, se propuso una tarifa llamada “contributo di accesso” que se implementará a partir del 1 de enero de 2022. Estas tarifas variarán de acuerdo a los días más concurridos, y se calcula que rondarán los 10 euros.

Por otra parte, empresas y emprendedores se han dado a la tarea de desarrollar y aplicar tecnologías con la finalidad de mitigar el impacto del COVID-19 en el turismo, por ejemplo:

SmartOccupancy de la compañía española Checkpoint registra el aforo de un establecimiento y alerta cuando se está por rebasar el número de visitantes permitidos.

Airside es una solución desarrollada en Estados Unidos, la cual, entre sus casos de uso, permite acceder a los datos biométricos de los viajeros (como los resultados de la prueba de COVID-19) para utilizar en aeropuertos, hoteles, etc.

Healthcare Without Boundaries, una app que permite a los usuarios contactar con profesionales de la salud 24/7 desde cualquier lugar del mundo.

El crecimiento desmedido del turismo en algunas ciudades, con efectos negativos para las comunidades locales y el medio ambiente, ya era un problema antes de la pandemia; hoy, estos destinos tienen la oportunidad de reinventarse para atender las nuevas demandas de los viajeros tras la crisis sanitaria, quienes buscan lugares en los que se sientan seguros, donde no deban enfrentarse a aglomeraciones. Las nuevas tecnologías implementadas en el control, seguridad y regulación del turismo, jugarán un papel fundamental para que tanto los viajeros, como los gestores y empresarios puedan disfrutar de un destino sostenible a largo plazo. 

Crea el sistema de reservas a la medida de tu empresa

Contacta ahora y juntos haremos crecer tu negocio

Aumenta tus reservas online
Descárgate ahora nuestra recopilación de guías para vender más.

Ver todas las guías

¿Te animas a usar Dispongo?

Contacta ahora y pon en marcha tu proyecto.

Comienza ahora