¿A qué llamamos turismo colaborativo? La irrupción de este tipo de economía, ¿supondrá el fin del turismo tradicional? ¿Cómo se han de adaptar las grandes empresas turísticas ante las nuevas formas de hacer negocio? En este post vamos a responder a estas preguntas. Así que si estás interesado en conocer todos los detalles del turismo colaborativo  o también llamado consumo colaborativo, te aconsejamos que sigas leyendo.

Pero ¿qué es el turismo colaborativo? Pues a grandes rasgos lo podemos definir como una interacción entre dos o más personas. Estas personas compartirán bienes y servicios saliéndose de los cauces de la economía tradicional. Se apoyarán para ello en las nuevas plataformas digitales que continuamente sacuden el mercado.

Como estamos de lleno metidos en el sector turístico podemos decir que dos o más personas compartirán un transporte para viajar; o bien compartirán un apartamento turístico; o se aprovecharán de la existencia de plataformas digitales que ponen en contacto a los propietarios para conseguir mejores precios y estancias más largas. Incluso podríamos decir que determinado sitios web comparadores pueden llegar a ser parte del turismo colaborativo. Esto es a grandes rasgos lo que se llama economía colaborativa en el turismo.

El turismo colaborativo favorece al consumidor final

A simple vista el turismo colaborativo parece haber nacido para favorecer al consumidor final. Al turista. Y especialmente al turista que no dispone de suficientes recursos para viajar pero que no quiere renunciar a ello. Casi un  30% de los ciudadanos españoles no se pueden permitir tener una semana de vacaciones si su intención es seguir comprando los productos de las grandes cadenas establecidas.

Sin embargo han visto cómo esta incipiente economía colaborativa ha posibilitado que sus deseos se hagan realidad. De esta manea podrán encontrar alojamientos mucho más baratos gracias a que determinadas webs ofrecen apartamentos en un sinfín de ciudades de todo el mundo. O bien podrán compartir sus  casas con otros turistas y en este caso el coste del alojamiento sería cero. Estamos hablando de utilizar plataformas como Airbnb o Wimdu.

Viajar jamás había sido tan barato. Una aplicación como Blablacar ha tenido un éxito arrollador. Esta plataforma, que pone en contacto a personas que han de viajar a un mismo destino reduciendo enormemente los gastos, ya no es tan sólo utilizada por los estudiantes, como en un principio así sucedió. Sino que ya es utilizada por un gran abanico de personas entre las que también se encuentran los turistas. Del mismo modo podemos hablar de Uber, que tantas protestas ha levantado en el sector del taxi.

¿Cómo afecta el turismo colaborativo a las empresas tradicionales?

Un post de Hosteltur ya lo dice todo a las claras: la economía colaborativa es una amenaza para el 50% de la industria turística. Así de contundente era el titular. Bien es cierto que dentro de la información matizaba que las nuevas tecnologías suponen también nuevas oportunidades para el sector.

En el mismo portal, en Hosteltur, encontramos otras declaraciones que explican el fenómeno. Nos estamos refiriendo a Jason Clampet, cofundador de la consultora estadounidense Skift. Para este ejecutivo la ya mencionada plataforma Aribnb estaría situada en el top 10 de las industrias. Puede ofertar más de 300.000 habitaciones. Ninguna es de su propiedad. De esta manera puede ofrecer precios mucho más bajos que los del turismo tradicional.  Y además no tiene ninguna responsabilidad legal.

Muchas de estas nuevas plataformas tecnológicas han cogido con el pie cambiado a las grandes cadenas hoteleras y otros agentes del turismo tradicional. Mientras las nuevas formas de turismo colaborativo se han desenvuelto muy bien en medio de las grandes tecnologías y han sabido posicionar sus productos en la gran Red, los sectores tradicionales están tardando mucho más en darse cuenta de que para competir también necesitan herramientas tecnológicas potentes. Necesitan motores y sistemas de reservas que les ayuden a fidelizar al cliente y familiarizarse mucho más con todo aquello que lleve el apellido “Internet”.

Pero donde más se ha apreciado la diferencia entre empresas que ya ejercen el turismo colaborativo y las tradicionales es en las Redes Sociales. En este campo las grandes cadenas han perdido claramente la batalla. Los “agentes colaborativos” han sabido utilizarlas con corrección, ganándose muchos clientes sobre todo entre la gente más joven.

¿Turismo colaborativo o economía sumergida?

Algunas voces se han alzado para decir que el turismo colaborativo tiene mucho de economía sumergida. Se apoyan en que muchas veces estas plataformas lo que hacen es ofrecer apartamentos turísticos ilegales. La existencia de estos apartamentos turísticos ilegales (no podemos cerrar los ojos, lo cierto es que existen) también han alimentado lo que se ha venido en llamar la turismofobia.

Estas prácticas, la economía sumergida, tanto en el sector turismo como en otros sectores de la actividad económica no pueden ser por menos que rechazables. Suponen una competencia desleal a las empresas legalmente establecidas. Pero también suponen una estafa para el conjunto de la sociedad. No cabe duda  que es una manera de no pagar impuestos y dejar de contribuir al bienestar general en temas como educación, sanidad…

En definitiva, el turismo colaborativo ha entrado con fuerza y ha entrado, según las previsiones, para quedarse durante mucho tiempo. Mientras algunas empresas tradicionales se lamentan y denuncian que es una competencia desleal, otras apuestan por innovar. Estas se reciclan y hacen suyas las mejores herramientas tecnológicas. Estas herramientas les permitirán seguir compitiendo. Competir es clave en un mercado muy competitivo a la vez que cambiante, como es el del turismo.

Y ahora queremos hacerte una pregunta: ¿Qué opinas sobre el turismo colaborativo? ¿Es una amenaza o una oportunidad para mejorar? ¿Crees que es una competencia desleal? Cuéntanoslo en los comentarios.

¿Te ha gustado este post? ¿Estás identificado con lo que te hemos contado? Pues nos alegraría que lo compartieras con tus amigos, familiares y conocidos.

Descarga nuestras guías

Hemos preparado las mejores guías de
turismo online para que aumentes tus ventas
Ver guías gratuitas

¿Te animas a usar Dispongo?

Pruébalo. 30 días gratis sin ningún compromiso.

Empieza ahora gratis